Funciones y atribuciones

Las funciones y atribuciones de la CNCU fueron establecidas en el Acuerdo No. 1436, dictado por el Comité Ejecutivo del Consejo de Ministros, de fecha 4 de junio de 1983. Sin embargo, y en correspondencia con las actuales circunstancias, estas se han atemperado a las nuevas prioridades de la UNESCO, así como al desarrollo y diversificación de las actividades de la Comisión, los cambios operados en el país y el proceso de reestructuración del MINREX.

Conforme a lo establecido en el Reglamento Orgánico del MINREX, la CNCU es una unidad adscrita, al tiempo que cumple funciones de dirección de política exterior, por lo que en el ejercicio de dichas funciones se considera también una dirección política.

Las funciones y atribuciones de la CNCU son las siguientes:

  1. Actuar como órgano asesor y ejecutivo del Gobierno en lo concerniente a sus relaciones con la UNESCO.
  2. Servir de órgano asesor y de enlace entre la UNESCO y los Organismos de la Administración Central del Estado, instituciones nacionales, ONGs, expertos y demás actores de la sociedad civil cubana.
  3. Establecer relaciones de trabajo con las Comisiones Nacionales de los demás Estados Miembros y coordinar acciones de conjunto, particularmente con las de los países de América Latina y el Caribe, para el mejor desarrollo de los programas de la UNESCO en Cuba y en la región.
  4. Divulgar los objetivos, el programa y las actividades de la UNESCO en Cuba, y movilizar para tal fin el apoyo de las instituciones nacionales.
  5. Informar a la Secretaría de la UNESCO sobre los avances de Cuba en los ámbitos de la Educación, la Ciencia, la Cultura, la Información y la Comunicación, incluyendo otras actividades vinculadas al quehacer de la Organización.
  6. Promover y coordinar los programas de la UNESCO en el país, ya sean de carácter nacional, regional, o internacional, al tiempo que monitorear y controlar su ejecución por las entidades y organismos nacionales responsables.
  7. Ejecutar los programas de la UNESCO que le competen a la Comisión, y en todos los casos informar a las instancias pertinentes del Gobierno sobre los resultados.
  8. Divulgar al universo de instituciones de trabajo de la Comisión, las convocatorias a los Programas de Participación, Premios, Aniversarios, becas, fondos y otros programas de la UNESCO, y fungir como el órgano responsable para aprobar y presentar a la Secretaría de la Organización todas estas propuestas nacionales.
  9. Solicitar la asesoría de los Comités Nacionales, de puntos focales o coordinadores de programas – de carácter permanente o coyuntural – en lo relacionado con su perfil especializado, a fin de evaluar las propuestas y documentos emitidos por la UNESCO que se sometan a la consideración de los Estados Miembros.
  10. Integrar los Comités Nacionales o Grupos de trabajo que se creen, cuyos temas correspondan con los programas de la UNESCO o con actividades del Sistema de Naciones Unidas en los cuales participe la Organización.
  11. Convocar y participar en las reuniones de los Comités Nacionales, y aprobar sus directivas a las reuniones que organice la UNESCO.
  12. Desarrollar relaciones de trabajo con la Oficina UNESCO-La Habana, facilitando sus vínculos con otros organismos cubanos relacionados con las actividades de la Organización, y actuar como contraparte nacional respecto a esta.
  13. Mantener vínculos de trabajo con las Oficinas de la UNESCO en América Latina y el Caribe, y sus representantes.
  14. Promover y tramitar, previa consulta y aprobación de los niveles superiores del MINREX, la presentación de candidatos a puestos de funcionarios, consultores y expertos, en la UNESCO.
  15. Velar por que se utilicen debidamente el nombre y el logo de la UNESCO, así como el de la Comisión, en el ámbito nacional.